LA MORAL Y LOS DERECHOS HUMANOS ES MEJOR DAR

Los hombres sabios siempre han sabido la profunda y penetrante verdad de que es mejor dar que recibir, aún cuando chocan con deseos de egoísmo y ambición los moderan y controlan.
Dar siempre demanda sacrificio. 

Superar la tentación de disfrutar de la mera comodidad diaria, seguir adelante resuelta y pacientemente en el camino fijado, son verdaderas pruebas del alto grado de determinación que debe unirlos.
Las memorias de injusticias del pasado no deben apartarnos de asuntos más urgentes. Debemos vivir en paz con nuestros antiguos colonizadores, evitar recriminaciones y rencores y rehuir al lujo de la venganza, para que el ácido del odio no corra nuestras almas y envenene nuestros corazones.

Vamos a actuar como beneficiarios de la dignidad que merecemos como africanos, orgullosos de nuestras propias cualidades especiales, distinciones, y habilidades. Debemos hablar claro con amplia expansión, valiente, abierta y honestamente, y en términos francos sobre lo correcto y lo incorrecto. Si nos rendimos a los halagos y amenazas, si nos comprometemos cuando el compromiso no es honorablemente posible, nuestra influencia lamentablemente se verá
disminuida y nuestro prestigio perjudicado y debilitado. 
EN ESTE DIA EN EL CUAL NI LOS HOMBRES DE LA TIERRA NI LOS ANGELES DEL CIELO PUDIERON ANTICIPAR NI CONOCER, LE DOY INEXPRESABLES GRACIAS POR LA BOCA DE HOMBRE AL DIOS VIVIENTE QUE ME HA POSIBILITADO PRESENTARME ENTRE USTEDES.

Hoy es el principio de una nueva era en la historia de Etiopía. Siendo así, no respondan a la maldad con maldad, no cometan ningún acto de crueldad como esos que el enemigo cometió contra nosotros. No permitan al enemigo ninguna ocasión de ensuciar el buen nombre de Etiopía.

Tomaremos sus armas y las haremos retornar por donde vinieron.
Creemos en la cooperación y la colaboración para fomentar la causa de la seguridad internacional, la igualdad de los hombres y el bienestar de los hombres. Creemos en la solución pacífica de todas las disputas sin recurrir a la fuerza.
Y de acuerdo con la carta de la O.A.U. lucharemos para erradicar el colonialismo, racismo y apartheid de la faz de la Tierra, para frustrar los esfuerzos hechos por poderes extranjeros para imponer el destino de el continente africano, y continuaremos erguidos.


DERECHOS HUMANOS
El colonialismo y la política de racismo imponen cuestionamientos espirituales de los derechos humanos, pesando igualmente en las conciencia de todos los hombres y naciones de buena voluntad. La historia ampliamente muestra que la libertad disfrutada por muchos se vuelve frágil cuando la negación, aún a unos pocos, de los derechos humanos básicos es tolerada.

Nuestros esfuerzos como hombres libres deben ser para establecer nuevas relaciones, carentes de cualquier resentimiento y hostilidad, restablecidas en nuestras creencias y fe en nosotros mismos como individuos, desarrollándose en una base de igualdad con otros pueblos igualmente libres.

Creemos en la cooperación y colaboración para promover la causa de la seguridad internacional, la igualdad del hombre y el bienestar del género humano.

Creemos en la resolución pacífica de todas las disputas sin recurrir a la fuerza. Todos los estados bien ordenados y modernos unicamente pueden basarse en Cortes de Justicia y Conducta de Leyes las cuales son
justas, correctas y preparadas para la protección de los derechos de los individuos.

La justicia es un producto de la educación. La ingratitud del hombre hacia el hombre es manifestada muchas veces en la tendencia a relegar seres humanos a los desechos de la vida cuando entran en el crepúsculo de sus carreras y cerebros más jóvenes y brazos más fuertes son buscados para remplazarlos.